En la convulsionada economía de nuestro país y con la creciente maximización del Derecho Penal, contraria a las modernas corrientes que promueven su mínima intervención, surge la urgente necesidad de poder confiar la salvaguarda de los intereses de las empresas en profesionales que conozcan el desempeño de las Corporaciones y de las Ciencias Jurídicas y Penales, a fin de sostener óptimamente sus intereses en el manejo de los asuntos regulatorios, con total apego a las normas de corporate compliance